Tras salir a correr o a hacer ejercicio puede llegar un molesto dolor de pies. Veamos las posibles causas y cómo puedes librarte del dolor.

Enseñar la importancia del funcionamiento biomecánico del tobillo-pie y las causas del dolor de pies que puede aparecer al correr o caminar.

¡Me duelen tanto los pies que no puedo ni caminar!

¡Tengo tan torcido el primer dedo que tengo un juanete y me duele!

¡Me han diagnosticado de fascitis plantar! ¡No puedo seguir el ritmo de un paseo o excursión o una caminata!.

¿Te suenan estas afirmaciones?

¡Todas tienen el mismo lugar de dolor!, los PIES.

Antes que nada, tienes que averiguar si tus pies caminan o corren bien. Es decir, un estudiar tu marcha y tu pisada, el desequilibrio de estos dos puede darte alteraciones en las estructuras neuromusculoesqueléticas de tus pies.

¿CÓMO CALMAR EL DOLOR DE PIES? LA IMPORTANCIA DE LA MOVILIDAD PERFECTA DE TUS TOBILLOS-PIES-DEDOS.

¿Dime si tu tobillo se mueve bien? ¿Qué quiere decir si se mueve bien? Pues, ¡si tienes toda la movilidad del tobillo! Cuando flexionas hacia arriba el tobillo y tus deditos llegan al máximo o si se dobla bien tu tobillo, por delante, y cuando llevas tus dedos hacia el suelo, el movimiento completo del tobillo significa que cuando camines, los músculos de tus pies y piernas tendrán libertad para caminar sin restricciones y por supuesto sin molestias.

¿Dime si puedes abrir los dedos? Haz un ejercicio muy fácil: intenta separar los dedos de tus pies y comprueba si lo consigues fácilmente o si, en cambio, notas que están en un bloque y van todos a la vez. En ese caso probablemente sufras una metatarsalgia, es decir, un dolor debajo de la almohadilla de los pies. Lo más probable es que el movimiento de tus dedos no sea lo más correcto y provoque el dolor. Ahora se ha puesto muy de moda llamarlo fascitis plantar, u en otra zona del pie como el talón al ponerlo en el suelo.

¿TENGO FASCITIS PLANTAR? ES MI DIAGNÓSTICO MÉDICO.

¡Probablemente no tengas fascitis plantar!. La fascitis plantar suele caracterizarse por dolor en toda la planta por la inflamación de la fascia de la planta de pies. Suele ser habitual diagnosticarlo con este nombre, es un diagnóstico que suelen hacer los médicos “al dolor de pies”.

Diferentes zonas al situar el dolor en los pies:

  • En las articulaciones de los huesitos de los dedos (metatarsos) llamada Metatarsalgia y si se tuerce el primer dedo lo llaman Juanete, ¡Existe tanta tensión que hace que se gire el dedo.
  • En los tendones principalmente el tendón plantar o el tendón de Aquiles. El tendón plantar si se calcifica, es decir, se pone más duro de lo normal por una excesiva tensión del tendón, este se protege y se calcifica lo llaman Espolón Calcáneo, al caminar sobre una superficie dura se nos clava e irritamos el tendón y produzca dolor.
  • Situado en el tendón de Aquiles provoca un dolor que se irradia hacia el talón o hacia la “pantorrilla” por una excesiva tensión neuromusculoesquelética de grupo muscular tríceps sural (o lo llamamos gemelos o pantorillas)
  • Los dedos en garra o en martillo, son los dedos que se encojen y dan unos dedos en “forma de garra”, por una excesiva tensión de los músculos de la planta del pie y de los tendones de la parte del antepie, en general, toda una excesiva contracción de los grupos musculares de la pierna y al llevar en un calzado cerrado, se producen callos y durezas de piel en las zonas de más roce.
  • El atrapamiento de las raíces nerviosas, como el neuroma de Morton, un síndrome de atrapamiento del nervio comprimiéndolo entre los huesos metatarsales.
  • Hundimiento o excesivo arco plantar, si está hundido es un “pie plano”, no tiene suficiente tensión para mantener el arco hacia arriba, y si tienes un excesivo arco es un pie cavo, existe una excesiva tensión de los músculos de tu pantorrilla (tríceps sural)
  • Las irradiaciones nerviosas metaméricas de la zona sacra/cóccix/lumbar, es decir, un reflejo en tus pies de tu zona lumbar (que es la tienes afectada con una lumbalgia, coxalgia, ciatalgia, …) se refleja en tus pies y suele darse en los dos pies a la vez.
  • ¿Y la fascitis plantar?. Pues, la fascitis es la fascia de la planta del pie, es decir, toda la “envoltura del pie” que ofrece resistencia y una buena biomecánica del pie. La fascia se irrita por la excesiva tensión que ejercen todas las estructuras por estar muchas horas de pie, por correr, por caminar, por calzado inadecuado o con tacones, por no tener un correcto movimiento articular del tobillo pie. Es decir, tiene cansancio excesivo y se irrita y provoca el dolor.

PERO A MI ME DUELEN LOS PIES ¿QUE PUEDO HACER?

En consulta, lo más habitual que me encuentro es que la forma de caminar/correr no es correcta, el movimiento del tobillo respecto al pie no es funcional, se provocan pequeños giros del talón al caminar/correr, no está bien alineado, tiene la bóveda plantar hundida o excesiva, alineación del tobillo con respeto a la rodilla no es correcta. Esto provoca una biomecánica incorrecta (un movimiento de las articulaciones incorrecto) que sobrecargará el sistema neuromusculoesquelético del pie.

Debes relajar lo máximo tus pies, es decir, los grupos musculares del pie y gemelos/tibiales. ¿Cómo?. Realiza estiramientos de estos músculos, masajéate los pies y pantorrillas con una crema relajante, separa los dedos y muévelos, moviliza la articulación del tobillo con movimientos circulares todo con el objetivo de relajar los músculos de esta zona.

¡NO SÉ HACERLO! ¿DONDE VOY?

Bien, que te trate un fisioterapeuta especializado y que pueda ayudarte a reeducar tu pie/tobillo/rodilla y te enseñe, lo que posiblemente no realices correctamente a la hora de caminar o correr y te rehabilite la marcha, enseñe de nuevo tu forma de caminar y correr para que tu sistema nervioso aprenda de nuevo como lo debes hacer correctamente. El método de RPG y la inducción miofascial también te ayudará, trátate con estos métodos si buscas soluciones.

No dudes en preguntarme si tienes dudas y déjame tus comentarios aquí abajo, me gustará leerte.

Puedes seguir todo lo que escribo AQUÍ

¡Te leo!

Etiquetas de esta entrada
,
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *